Martes, Noviembre 6, 2012

El mundo morirá de sed en unas décadas

En alguna ocasión he escrito sobre uno de los peores problemas a los que se enfrenta la humanidad en las próximas décadas: La falta de agua dulce.

Los datos especializados que se publican sobre este asunto apuntan todos en la misma dirección. En los próximos años habrá una alarmante escasez de agua dulce en todo el mundo. Y lo que es más preocupante, las proyecciones de crecimiento de la población mundial se localizan en aquellos lugares donde el acceso al agua dulce es más complicado. 

El Instituto Internacional de Estocolmo ha suministrado algunas estadísticas que deberían preocuparnos: 

- Las 10 mayores usuarios de agua en volumen son India, China, EE.UU., Pakistán, Japón, Tailandia, Indonesia, Bangladesh, México y la Federación Rusa.

- Con el crecimiento acelerado de la población, las extracciones de agua se han triplicado en los últimos 50 años.

- De acuerdo con el Departamento de las Naciones Unidas de Asuntos Económicos y Sociales, se prevé un crecimiento en la población mundial desde 6.900 millones en 2010 a 8.300 millones en 2030 y 9.100 millones en 2050. Al mismo tiempo, las poblaciones urbanas se prevé que aumenten por 2.900 millones de personas hasta los 6.300 millones en 2050. Las estimaciones señalan que el 90% del crecimiento poblacional se centre en los países en vías de desarrollo, donde muchas regiones ya tienen escasez de agua, y donde la población actual no tiene un acceso sostenible al agua potable y a un saneamiento adecuado.

- Se prevé que las extracciones aumenten un 50% para 2025 en los países en desarrollo, y un 18% en los desarrollados. 

- El agua para irrigación y la producción de alimentos constituye una de las mayores presiones sobre los recursos de agua dulce. La agricultura representa alrededor del 70% de las extracciones mundiales de agua dulce, incluso hasta el 90% en algunas economías de rápido crecimiento. 

- La alimentación de todo el mundo en 2050 podría requerir un 50% más de agua de lo que se necesita ahora.

- El cambio de la dieta predominante basada a alimentos de carne y productos lácteos que requiere más agua, es el mayor impacto en el consumo del agua en los últimos 30 años.

- Producir un kilo de arroz requiere aproximadamente 3.500 litros de agua, mientras que un kilo de carne requiere 15.000 litros. La producción de un kilo de carne requiere tanta agua como utiliza en promedio un hogar en diez días.

- Las estimaciones indican que no habrá suficiente agua disponible en las tierras de cultivo actuales para la población esperada en 2050 si siguen las tendencias actuales. La cultura actual tiende a centrarse exclusivamente en los problemas de corto plazo, ignorando aquellos que tardarán en llegar, aunque sus efectos sean devastadores. La escasez de agua si seguimos la actual tendencia de consumo va a ser un enorme problema mundial, que motivará movimientos migratorios desestabilizadores, y conflictos armados en algunas partes del mundo. Así lo creen los mayores especialistas de esta materia.

El mundo mira actualmente hacia crisis de deuda, a elecciones presidenciales, a precipicios fiscales, a recesiones económicas coyunturales…todos ellos factores muy importantes en el corto plazo, pero escasamente significativos en el largo. La escasez de agua tendrá más repercusiones económicas, sociales, geoestratégicas, que todos los factores anteriores juntos. Pero por lo visto, ahora no toca.